Cómo las periodontitis pueden contribuir a las complicaciones inflamatorias pulmonares?

La vinculación de las infecciones orales con varias enfermedades sistémicas fue planteada inicialmente por los árabes. Los médicos sirios en el siglo VII antes de Cristo ya lo advertían. Un milenio después en el siglo XVIII Benjamín Rush afirmó que para tratar la artritis había que remover primero los dientes enfermos. En 1910, William Hunter, médico e investigador inglés, describió las infecciones bacterianas en cerebro, corazón y pulmones provenientes de los dientes infectados. A finales del siglo XX (1992), Rams y Slots plantearon que las infecciones buco-dentales pueden integrarse al grupo de causas relacionadas con cuadros mórbidos generales, capaces de llevar el paciente a la muerte. (La imagen es una fotomicrografía electrónica donde se muestran varios tipos de microbios en una neumonía).

De manera que no estamos ante un problema nuevo y mucho menos desconocido, aunque con poca prensa y mucha ignorancia y desconocimiento de muchos médicos que olvidan con frecuencia que la explicación de trastornos de carácter sistémico puede estar en la salud oral. Les hago una simple pregunta, cuántas veces los médicos le han orientado ir al dentista como parte del control de su hipertensión, diabetes, bronquitis o artritis. A tal punto se relega la importancia de la salud oral que dentro de la cartera de asistencia de la Seguridad Social las prestaciones para cuidados buco dentales son mínimas, como si los cuidados dentales fueran cosa de poca importancia médica que tiene que resolver el ciudadano por si mismo. Ello entre otras cosa se debe a la poca presión que ejercen los médicos sobre el Ministerio de Sanidad reclamando que para tratar muchas patología de alta prevalencia es necesario considerar como parte integral de la profilaxis, tratamiento y control de las mismas incluir la salud oral en particular y en especial el control de las periodontitis.

La neumonía es una inflamación de los pulmones asociada con infecciones virales, micóticas o bacterianas. Su desarrollo depende de la colonización pulmonar por microorganismos patógenos. La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es un problema frecuente que incluye dificultad respiratoria y bronquitis crónica. A la fecha, la evidencia disponible en la literatura señala una asociación bastante importante entre la neumonía y la infección periodontal, la cual debido a la mayor posibilidad de aspiración es más frecuente en los individuos hospitalizados o encamados <span class="Estilo30">(el esquema de la izquierda muesta bacterias en la pared del alveolo pulmonar).

La publicación principal de la Academia Norteamericana de Periodoncia (Journal of  Periodontology)  ha publicado un completo estudio que confirma un mayor riesgo de neumonía y exacerbación de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) en las personas con una mala salud bucodental: piorrea, gingivitis, placa bacteriana. En otras palabras que está bien establecido que las personas con enfermedad periodontal tienen más probabilidades de padecer enfermedades respiratorias.

Las neumonías por aspiración constituyen 18 de cada 100 de todas las infecciones del organismo y dos terceras partes de ellas ocurren en ancianos e inmunodeprimidos, muy asociadas con los patógenos periodontales. Los investigadores han encontrado 4,5 más riesgo de padecer algún tipo de EPOC si se presentan bolsas periodontales profundas con abundante placa dento bacteriana.  Se ha planteado como causa la aspiración de bacterias anaeróbicas gramnegativas  provenientes de las bolsas periodontales  y otros patógenos respiratorios que difunden por el tracto respiratorio bajo hasta llegar a los pulmones.  La placa dental puede servir como un foco o reservorio de patógenos respiratorios, especialmente en pacientes de alto riesgo con pobre higiene oral. La acumulación de placa supragingival y/o bolsas periodontales favorecen la colonización de los microbios en los pulmones y hacen más propensos a los sujetos a contraer una enfermedad respiratoria. El esquema es una representación de la morfología de los principales patógenos respiratorios.

Los dentistas y especialmente los periodontologos puede desempeñar un papel importante en el control de las enfermedades respiratorias si redoblan sus esfuerzos para prevenir y detener la progresión de la periodontitis en los pacientes ya afectados. Además, deben mostrar a los pacientes los riesgos asociados a la periodontitis.

 

La imagen es de una colonia de bacterias obtenidas de una bolsa periodontal. Acudir sistemáticamente al dentista para que le realice un examen periodontal es además de una medida para cuidar la salud oral y mantener los dientes es una forma de mantener la salud general reduciendo las posibilidades de complicaciones de afecciones respiratorias subyacentes que en determinado momento pueden manifestarse clinicamente. Debemos recordar además la relación entre infecciones periodontales y lesiones isquémicas cardíacas y cerebrales para lo que le invito a visitar el tema que aparece en nuestra webdonde pormenorizadamente tratamos el asunto.

Gracias amigos y compatriotas del NIHE, que me facilitaron las fotos, y me estimularon para que pusiera este tema en la web, como les prometi, y contrario a mi voluntad mantengo vuestro anonimato y espero vuestro jefe no lea esta web y reconozca las fotos.